Natación para Bebés ¡Lo que debes saber!

Madre e hijo nadando

¿Sabías que tu bebé puede ir a nadar en cualquier momento desde el nacimiento? Por ello, aquí te damos algunas recomendaciones sobre lo que necesitas para nadar con tu bebé.

Si estás interesado en que tu bebé se inicie en la natación antes de las seis semanas, en este espacio podrás encontrar toda la información.

Bebé nadando

¿Qué necesitas llevar a la clase de natación?

Los primeros en la lista serán los pañales para nadar, afortunadamente hay de las muchas marcas como Huggies, Ecopipo, entre otros que son bastante cómodos.

¡Los accidentes pueden suceder! Puedes comprar pañales desechables y reutilizables. Algunas clases privadas de natación para bebés piden que use un pañal de neopreno ajustado y un pañal para nadar.

También deberás empacar:

  • Una botella tibia para después de nadar si estás alimentando con biberón.
  • Una toalla suave, preferiblemente una con capucha, o una bata de toalla.
  • Una merienda si tu bebé ha comenzado sólidos. La natación hace que los bebés tengan hambre.
  • Algunos de los juguetes de baño de tu bebé para fomentar un ambiente relajado y divertido.
  • Un cambiador y una bolsa de pañales.

¿Cómo mantengo a mi bebé seguro en el agua?

Nadar con tu bebé es bastante enriquecedor, pero asegúrate de que la piscina esté lo suficientemente cálida. Si es necesario, solicita a los asistentes de la piscina que verifiquen la temperatura.

Los bebés menores de seis meses necesitan una temperatura de aproximadamente 32 grados C, si no están en un traje de neopreno.

Bájalo en el agua hasta que llegue a tus hombros y mantenlo en movimiento, para que esté caliente.

Tan pronto como tu bebé empiece a temblar, sácalo de la piscina y envuélvalo abrigado. Los bebés pierden calor más rápido que los adultos, por lo que no deben permanecer en la piscina por mucho tiempo.

Comienza con sesiones de 10 minutos y aumenta hasta 20 minutos. Si tu bebé tiene menos de un año, limita tu tiempo en el agua a 30 minutos como máximo.

Consejos para nadar con tu bebé

Comienza acostumbrando a tu bebé al agua durante el baño.

Divirtiéndose con los juguetes, salpicando suavemente el agua sobre su cuerpo, recostándolo sobre su espalda y moviéndolo lentamente a través del agua, todo lo ayudará a sentirse más cómodo y feliz.

Cuando visites por primera vez una alberca publica, elige un momento en que no esté demasiado ocupado.

Llama con anticipación para averiguar si hay acceso para sillas de paseo y cambiadores.

Trata de no programar la natación para los momentos en que tu bebé generalmente toma una siesta o una alimentación.

¡Ser gruñón, hambriento o cansado no ayudará a ninguno de ustedes a disfrutar la experiencia! Elige un momento en el que tu bebé esté generalmente alerta y ya haya sido alimentado.

¿Qué pasa en las clases de natación para bebés?

Las clases de natación para bebés generalmente están formadas por un pequeño grupo de padres y bebés.

Se organizan por edad. Si te unes a una clase de principiantes, será la primera vez de todos los demás.

Algunas organizaciones también ofrecen clases específicas para bebés prematuros o con necesidades adicionales.

Los bebés pequeños nacen capaces de hacer movimientos primitivos de natación. ¡Así que confía y comienza a nadar con tu bebé!

No olvides que ante todo está la protección de tu pequeño, consigue un buen kit de natación para bebés y atrévete a nadar con tu bebé. ¡Ya!

Close