Yo como estudiante, tal vez no le doy la importancia que se merece el tema de los medicamentos, porque pocas veces me doy el tiempo de ir al médico y desarrollarle los problemas o dolores que a en ocasiones me aquejan, ya que me es más fácil, leer los empaques y saber que en ese momento al menos me pueden ayudar. Dicho esto.

Tengo noción de que la industria farmacéutica ha desarrollado medicamentos para cada parte del cuerpo y cada malestar.

medicamentos industria farmaceutica - Medicamentos sin receta o de libre venta

Muchos de ellos son controlados por las dependencias de salud para su venta al público; esto debido a que se tratan de fórmulas fuertes y especiales para tratar alguna enfermedad, pero en caso de caer en manos de alguien equivocado o que haga un uso indiscriminado del producto pudiera causar efectos secundarios muy negativos.

Lo que debes saber

En esta ocasión voy a tratar el tema desde aquellos que son vendidos sin receta o de manera libre. También conocidos como de auto cuidado.

Regularmente si hay dolores articulares, fiebres, resfriados o malestares estomacales podemos levantarnos, ir a la farmacia o al supermercado y pedir o analgésico, antinflamatorio sin mayor problema.

Sobre su efectividad, los medicamentos Aurax genéricos son de la misma calidad que los controlados, solo que los primeros por lo regular combaten malestares leves o pasajeros y son preventivos por lo que se recomienda tomarlos en los primeros días.

Como un consejo que nunca estará de más y a sabiendas que los medicamentos de libre venta son vendidos sin receta y sin ninguna restricción, es necesario no hacer mal uso de ellos. Así, no está demás consultar al médico para que él te indique cuál tomar y en qué cantidades.

Así que, si tienes un poco de tiempo te recomiendo que en cuanto tengas un malestar visites al médico, ya que él es el experto en materia y sabrá lo que es mejor para tu cuerpo.

Precauciones con los fármacos sin receta médica

Niños

El organismo de los niños metaboliza los fármacos y reacciona ante ellos de diferente manera que el de los adultos. Un fármaco puede ser utilizado por mucha gente durante años antes de que se descubran sus riesgos en los niños.

Por ejemplo, transcurrieron muchos años antes de que los investigadores confirmaran que el riesgo de síndrome de Reye estaba relacionado con el uso de aspirina (ácido acetilsalicílico) en niños con varicela o gripe

Personas mayores

El proceso normal de envejecimiento modifica la velocidad y la forma en que el organismo metaboliza los fármacos (véase Envejecimiento y drogas), y las personas mayores tienden a tener más enfermedades y tomar varios medicamentos a la vez.

Por estas razones, las personas mayores suelen ser más propensas que las jóvenes a presentar efectos secundarios o interacciones de fármacos.

Son muchos los prospectos de fármacos de prescripción que especifican si las personas mayores requieren dosis diferentes, pero es raro que esta información se incluya en los prospectos de los fármacos de venta sin receta.

Mujeres embarazadas

Los fármacos pueden pasar de una mujer embarazada al feto, principalmente a través de la placenta o transmitirse al bebé a través de la leche materna.

Algunos de estos fármacos pueden afectar o dañar al feto o al lactante, por lo que las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia deben consultar con su médico o farmacéutico antes de tomar fármacos de venta sin receta o plantas medicinales.

Deben comprobarse los prospectos de los medicamentos de venta libre, porque advierten sobre los peligros de su utilización durante el embarazo y la lactancia.

Enfermos crónicos

Si se toma un fármaco de venta sin receta de forma inadecuada, pueden agravarse algunas enfermedades crónicas.

Debido a que los fármacos de venta libre están destinados al uso ocasional en personas esencialmente sanas, las que padezcan una enfermedad crónica o un trastorno grave, o planeen tomar diariamente un fármaco de venta sin receta, deben consultar antes con un profesional de la salud. 

interacciones entre fármacos

Mucha gente se olvida de informar a su médico o farmacéutico sobre los medicamentos de venta sin receta que están tomando. Los fármacos que se consumen de manera intermitente, como los que se usan para tratar el resfriado, el estreñimiento o el dolor de cabeza ocasional, se mencionan aún con menos frecuencia.

Algunas de estas interacciones pueden ser graves debido a que interfieren con la efectividad de un fármaco o porque causan efectos secundarios.

Por ejemplo, tomar aspirina (ácido acetilsalicílico) de forma simultánea con el anticoagulante warfarina aumenta el riesgo de hemorragia.

Artículos recomendados