Investigadores de la Facultad de Medicina Lewis Katz de la Universidad de Temple han descubierto que el aceite de oliva virgen extra podría ayudar a aumentar el poder cerebral y detener la progresión de los efectos del envejecimiento en el cerebro.

1140 brain olive oil.web  - Aceite de oliva para salud cerebral

 

El estudio se publicó en el último número de la revista Aging Cell y se tituló “El aceite de oliva virgen extra mejora la actividad sináptica, la plasticidad a corto plazo, la memoria y la neuropatología en un modelo de tauopatía”.

Los investigadores explicaron que es un aceite rico en antioxidantes que puede beneficiar la salud en más de una forma. Estos antioxidantes son especialmente beneficiosos para el cerebro y el corazón.

Este nuevo estudio sigue su trabajo anterior que muestra que el aceite de oliva extra virgen puede ayudar a restaurar la memoria y también protege al cerebro del daño causado por la enfermedad de Alzheimer. Este estudio se realizó en ratones en ese momento.

En un nuevo estudio, también realizado en ratones de laboratorio, revela que el aceite de oliva puede beneficiar a otro grupo de patologías relacionadas con la demencia llamadas tauopatías. Una proteína anormal llamada proteína tau puede acumularse dentro del cerebro y puede provocar demencia y ralentizar el deterioro de las funciones cognitivas, escribieron los investigadores.

Este estudio revela que el uso de puede ayudar a prevenir un declive específico de las facultades mentales llamado demencia frontotemporal que se observa con las tauopatías.

El equipo de investigadores explicó que las tauopatías y la demencia afectan a diferentes partes del cerebro. La enfermedad de Alzheimer, por ejemplo, afecta la región del hipocampo, que se ocupa de la memoria. La demencia frontotemporal, por otro lado, afecta el lóbulo frontal y los lóbulos temporales.

Estos están presentes en la frente y los lados de la cabeza, respectivamente. La demencia frontotemporal suele presentarse entre los 40 y los 65 años y hay alteraciones en los rasgos de personalidad, lenguaje, caligrafía, comportamientos, etc. Con el tiempo, se va deteriorando la memoria y las funciones cognitivas.

Uno de los investigadores principales, Domenico Praticò, MD, presidente de la Fundación Scott Richards North Star para la Investigación del Alzheimer, profesor en los Departamentos de Farmacología y Microbiología y director del Centro de Alzheimer en Temple, en su declaración dijo:

“El aceite de oliva ha sido parte de la dieta humana durante mucho tiempo y tiene muchos beneficios para la salud, por razones que aún no comprendemos completamente. La comprensión de que este aceite puede proteger el cerebro contra diferentes formas de demencia nos da la oportunidad de aprender más sobre los mecanismos a través de los cuales actúa para apoyar la salud del cerebro”.

Para el estudio de la enfermedad de Alzheimer, habían utilizado ratones modelados para desarrollar la enfermedad. Alimentaron a los ratones con aceite de oliva y cuando sus cerebros fueron disecados al morir, no hubo características de daño cerebral y depósitos de proteínas anormales dentro de sus cerebros. También se descubrió que los ratones alimentados con el aceite tenían funciones cognitivas normales.

En este nuevo estudio, tomaron ratones que fueron modificados genéticamente (ratones hTau) para desarrollar tauopatía o depósitos de proteína tau anormal en sus cerebros. La tau suele formar ovillos y depósitos en varias partes del cerebro.

Estos nudos causan un bloqueo en las comunicaciones neuronales y, por lo tanto, afectan la memoria y el pensamiento. En los seres humanos, esto conduce a la demencia frontotemporal.

Los ratones diseñados para desarrollar taupatías se sometieron a una dieta de suplementos de aceite de oliva desde una edad temprana (correspondiente a la edad de 30 a 40 años en los seres humanos). A los seis meses de edad (correspondiente a una edad humana de 60 años) se encontró que los ratones tenían una reducción del 60% en los depósitos de proteína tau en sus cerebros.

También se encontró que estos ratones tenían una reducción del 60% en la formación de depósitos dañinos de tau en sus cerebros. Las funciones de la sinapsis fueron mejores en estos ratones y también tenían niveles más altos de una proteína llamada complexin-1.

Esta proteína es importante para mantener conexiones neuronales o sinapsis saludables. Probaron los ratones para las pruebas de memoria y aprendizaje y encontraron que los ratones alimentados con el aceite de oliva también obtuvieron buenos resultados en esas pruebas.

Escribieron que los resultados, “proporcionan una fuerte evidencia preclínica en apoyo del concepto novedoso de que el aceite debe considerarse como un agente de múltiples objetivos potencial y viable no solo para la EA sino también para las tauopatías primarias”.

Como siguiente paso, el equipo planea usar aceite de oliva en ratones más viejos y ver si puede revertir los signos de deterioro cognitivo y revertir los enredos y depósitos de tau.

Artículos recomendados