Si piensas cambiar tu dieta por una opción rica en proteínas aquí te damos dos consejos que seguro te ayudarán a lograrlo.

Consumir proteínas te ayuda a quemar más calorías

Llevar una dieta rica en proteínas te ayuda a quemar más calorías. Las proteínas tienen un efecto térmico en el cuerpo, lo que significa que el cuerpo gasta energía o quema calorías durante el proceso de digestión.

En comparación con otros alimentos, como los carbohidratos, que tienen el mismo valor calórico, las proteínas tienen un mayor efecto térmico.

En un estudio realizado en diez mujeres con un peso normal y saludable, se examinó el gasto energético de tres comidas con las mismas calorías, incluyendo una comida rica en proteínas, una comida rica en carbohidratos y una comida rica en grasas.

El gasto energético de la comida rica en proteínas fue de 261 +/- 59, en comparación con menos de la mitad de la cantidad quemada por la dieta rica en proteínas con valores de 92 +/- 67 y 97 +/- 71 kilos.

Mantener el cuerpo delgado, quemar más grasa

Llevar una dieta rica en proteínas puede ayudar a mantener y construir el músculo magro, pero también puede ayudarte a quemar grasa.

La proteína ayuda a mantener el músculo magro, mientras que limitar los carbohidratos puede ayudar a cambiar tu cuerpo para quemar más grasa, incluso si tú estás siguiendo un plan de dieta reducida en calorías.

Un estudio reciente demostró que seguir una dieta alta en proteínas mientras se sigue un déficit energético (una dieta reducida en calorías) ¡ayuda a mantener la masa libre de grasa!

En un ensayo controlado reciente, se asignó a los sujetos a una de las siguientes dietas altas en proteínas, en las que se suministraban proteínas a 0,8 g/kg/d, 1,6 g/kg/d o 2,4 g/kg/d durante 31 días.

A un periodo de mantenimiento del peso de 10 días le siguió una dieta reducida en calorías del 40% durante 21 días.

Al final del ensayo, los participantes perdieron una media de 3,2 kg de peso corporal durante la dieta de déficit energético independientemente de la cantidad de proteínas, pero la proporción de pérdida de peso debida a la pérdida de masa libre de grasa fue menor y la pérdida de masa grasa mayor en los que recibieron 1,6 y 2,4 g/kg/d de proteínas.

Además, los que siguieron las comidas con mayor cantidad de proteínas tuvieron una mayor síntesis proteica o respuesta de construcción muscular, que los que consumieron la menor cantidad de proteínas al día.

Esperamos que estos dos ejemplos te funcionen para ayudarte a llevar tu propia dieta rica en proteínas.

Artículos recomendados