El desconocimiento sobre cómo realizar una higiene íntima adecuada puede llevarnos a excedernos en su limpieza, a utilizar los productos inadecuados o a hacer uso de trucos caseros más apropiados para un manual de brujería que para garantizar la higiene y la salud de nuestras partes íntimas.

Para ello, ordenar en una farmacia cerca de tu hogar será una buena opción para adquirir los productos especilizados en cuidado íntimo y así, no arriesgarás tu salud sexual.

La zona vaginal es un área extremadamente sensible que requiere de grandes cuidados. La alteración hormonal, el exceso de humedad y una higiene íntima deficiente pueden alterar la flora vaginal, tan sensible a cualquier cambio, hasta provocarnos diversas infecciones.

Las zonas íntimas femeninas tienen unas características propias, que hacen que su cuidado y su higiene íntima sean diferentes a los de otras partes del cuerpo. 

A continuación te damos los mejores tips para cuidar de tu zona vaginal:

Tips de higiene íntima que te encantarán

chica mostrando sus piernas - Cómo cuidar tu higiene íntima

  • Utilizar productos que contengan agentes limpiadores neutros que no alteren el pH de la mucosa genital y no causen irritación ni sequedad.
  • Moderar o evitar el uso de desodorantes íntimos. Además de ser potencialmente irritantes y alergénicos, pueden enmascarar un síntoma, el mal olor, que podría ser indicio de una afección que precise tratamiento.
  • Evitar las duchas vaginales (salvo prescripción médica) porque pueden eliminar microorganismos necesarios para proteger la vagina y provocar sequedad. Recuerda tener cuidado con los jabones artesanales.
  • No utilizar una esponja ni nada similar para limpiar la zona genital porque puede resultar un nido de gérmenes. Se deben utilizar los dedos y pasarlos con suavidad por los pliegues de los labios mayores y menores, y alrededor del clítoris.
  • Es importante que la ropa interior se cambie a diario y se lave con productos poco agresivos y se aclare correctamente. Emplear tejidos de algodón y evitar en lo posible los sintéticos, para facilitar la transpiración.
  • Evitar pantalones y prendas íntimas excesivamente ajustadas, para que no se produzcan rozaduras ni se acumule la humedad.
  • Durante la menstruación cambiar con frecuencia (no esperar más de 4–6 horas) las compresas o tampones. Escoge los que no lleven desodorante.
  • Limpiar siempre la zona perineal de adelante hacia atrás para no arrastrar gérmenes desde el ano hacia la vulva.
  • Cuidado con los rasurados de pubis, ya que pueden producir pequeños cortes en labios y zonas cercanas.
  • Lavar las manos y la zona genital antes y después de mantener relaciones sexuales.

Ahora que conoces los anteriores consejos, es importante que en el caso de que empieces a sentir molestias o de que comiences a notar algunos síntomas poco habituales como un abundante flujo o un mal olor vaginal, debes acudir a consulta médica. 

Lo anterior será para que un profesional pueda determinar su has contraído algún tipo de infección o enfermedad. Además, es fundamental que visites a tu ginecólogo regularmente para comprobar que todo está en perfecto orden.

¿Te gustaron estos cuidados de higiene íntima que investigamos para ti? Ayúdanos compartiendo con tus amigas, verás que te lo agradecerán y podrán tener una vida saludable. 

Artículos recomendados